Kodak desaparece de la FOTO!

Imagen

La conocida y antaño popular y venerada marca de fotografía Kodak, creada hace ahora 130 años alrededor de la industria fotográfica de consumo, abandona finalmente y de forma efectiva el mercado de la fotografía, con la venta al fondo de pensiones británico UK Pension, de las aproximadamente 500 patentes que le quedaban dentro de su portfolio de imagen digital, por un valor de $650M.

Este movimiento forma parte del proceso de reestructuración interno que lleva a cabo la compañía como fórmula para abandonar la situación de bancarrota en la que se encuentra presente desde el pasado enero de 2012.

La monetización ó venta de sus patentes en imagen digital, algunas iniciativas en vías de implantación para reducir costes internos, y una negociación con los acreedores para afrontar su gran pasivo, aportará ( según palabras de la propia compañía) sostenibilidad y rentabilidad en el 2013, y sentará las bases para salir de la banca rota.

¿Y que hará Kodak en el futuro?

La compañía ha decidido reinvertarse a si misma y reestructurar su negocio en torno al mercado empresarial, donde ha desarrollado una fuerte presencia gracias a la venta de soluciones funcionales de impresión, empaquetado y otros servicios de negocio. Este negocio supone en la actualidad 2/3 de las ventas de la compañía.

Esta reestructuración estratégica se presenta como bastante acertada, si bien llega muy tarde en el tiempo. Lo que está claro es que puede ofrecer a una compañía en el abismo de la desaparición, una posibilidad real de competir en mercados donde su tecnología pueda constituir un elemento diferencial.

Lo cierto es que Kodak llevaba más de una década “enfocada y obcecada” en resucitar su maltrecha compañía a través de una tardía entrada en el negocio de la imagen digital, eco de su éxito pasado, hecho que queda confirmado tras las más que cuestionables decisiones estratégicas adoptadas por la compañía en los últimos años, con el único propósito de obtener el cash necesario para seguir alimentando dicha “ave”. Un claro ejemplo de ello lo tenemos aún presente con la venta (2006) de la División más creciente y rentable de la Compañía: Kodak Healthcare ( ahora Carestream Health) al Conglomerado ONEX Corporation.

¿ Pero espera….Y que pasó con Kodak?

Kodak, es un magnífico caso para ser estudiado en las mejores escuelas de negocio, en tanto en cuanto pone en evidencia los grandes riesgos que asumen aquellos que se envenenan con su propio éxito, y apunta al hecho de la constante necesidad que tiene cualquier empresa, sea grande ó pequeña, de no caer en la “complacencia”.

Kodak, tal y como le ocurrió a Xerox ( con un enorme potencial en innovaciones desaprovechado y base crucial de la tecnología que posteriormente Apple utilizó en su despegue) pasan a engrosar la lista de las compañías que han resultado ser víctimas de su propio éxito.

La razón es simple, el éxito, mal digerido, puede convertir a las compañías en perezosas, despreocupadas por el futuro y desvinculadas de las expectativas de su clientes y/o evolución de la propia industria. ( al menos esto es lo aprendido de algunos mitos pasados)

El éxito, por añadidura, puede transformar las culturas empresariales de las organizaciones, convirtiendo la flexibilidad, movilidad, nervio y rapidez propia de cualquier “Start-up” en auténticas culturas empresariales disfuncionales, muy lentas en reaccionar y completamente paralizadas por una política interna que destroza cualquier posibilidad de seguir liderando los mercados.

Lo cierto es que Kodak ha fallado de forma continuada en el tiempo: en primer lugar no supo anticipar las tendencias de un mercado digital incipiente, perdiendo un tiempo muy valioso que otras pequeñas empresas “hambrientas” sí aprovecharon, y en segundo, tampoco supo aprovechar los recursos, poder, imagen de marca y tiempo de reacción que el éxito provee a este tipo de compañía para resucitarse a si mismas ( tal y como expresa Richard L. Daft en su libro Organization Theory and Design). Probablemente la decisión de seguir apostando por un mercado y una guerra ya perdida, y el hecho de no reorganizar de forma estratégica la compañía en torno a la nueva realidad con anterioridad, fue le crónica de una bancarrota anunciada. Esta vez, el Ave Fenix no resurgiría de sus cenizas.

Con la nueva dirección estratégica y modelo de negocio, y las ventajas competitivas que la empresa dice poseer en torno a tecnologías de sedimentación, ciencia de materiales y químicos especiales, veremos si Kodak es realmente capaz de capitalizar dichas oportunidades y conseguir el liderazgo en estas industrias.

María Sandra Yagüe Toyos   ( IXMBA IE)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s